Movimiento inicial. Libertad pan de la Vida.


Desde hace bastante tiempo tengo el proyecto de poder armar un blog, para hacer andar por donde halla interés cosas que por ahí ya no quiero acopiar, cuando verdaderamente ya no me pertenecen.En este día a día lleno de interrogantes, y de opiniones este parece un lugar bastante apropiado para comenzar a decir, y a decirnos cosas. Desde ese rincón del alma, de esa hora incierta que siempre es una página en blanco, tener un lugar donde poder llegar a compartir.Acumulo en archivos artículos, poemas, cuentos, impresiones, y muchas ilusiones de poder trabajar en este blog.Cansado de comentar libros para sitios de reseñas, harto de artículos para medios de prensa digitales, y con un sabor de que tengo que quebrar lo anterior me lanzo a esta tarea.

¿Que cosas habrá en este blog?, para arrancar el intento de mostrar trabajos de un eterno escritor re - escritor. Opiniones de temas de la realidad, críticas, comentarios de libros, músicos, fotos, y por ahí alguna película.

¿Que decir? vivo de lo que conmueve, y eso espero lograr con el blog. Expresar cosas, algo parecido al pan de la vida, en lucha eterna por libertad.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Ana (Gris Marsala).

Ana (Gris Marsala).

Ahora que el cursor del word me parpadea,
cual marca paso,
pasan los segundos,
escucho tus señales,
miro la noche fría de junio,
imagino, y la siento tuya,
rodeada de tus libros sobre el acolchado,
con tus lentes delgados de armazón,
como de carnes tu osamenta,
mujer flaca.

Cuando escribo,
irrumpe la pasión,
presionando las teclas de mi viejo teclado,
recuerdo tu estimulo constante a la creación,
mezenas eterna, verdadera, sin dinero,
arropada de las prendas del conocimiento,
con el amor curvándote en la batalla,
como largo sable flexible,
ante los combates de la vida.

Parada en el aula,
vibrando en él esfuerzo de escuchar a pesar de tu audífono,
dando cuenta del otro y su profundidad,
viviendo el mundo desde otros ojos,
por el tiempo que fuera necesario,
con tu risa amplia, picara, divertida, gozadora de vida.

En tu cartera pequeña, casi una excusa,
los tan “tejanos”,
no “texanos” Montana infaltables,
con tu muñeca movediza, pivoteando,
de hábil seductora fumando,
cigarro que ardía en tus dedos,
quemando la vida como debe ser,
ojos mirando dentro de una cajilla,
buscando respuestas a tus preguntas incesantes,
mente inquieta, libre, abierta,
en vuelo constante de golondrinas.

Ahora me hablan los textos que nunca me mostraste,
que escribiste “Gris Marsala”,
mora sevillana, hereje,
deambula por mí biblioteca “La piel del tambor” de Reverte,
libro sobreviviente del incendio de tu casa,
aún conserva el tizne en su exterior,
negrura que viró en luz diáfana de faro,
para navegar mis vidas.

Ahora “madre”, gozo de todos los recuerdos,
del amor que nos profesamos,
de tu defensa integra en cualquier tribunal,
aunque no fuera inquisidor,
y sí muy didáctico.

Las vidas en rojo,
esas que vivís, y vivisteis en serio,
en miles de bocas,
acá están nuevamente porfiadas,
como la naturaleza.

¿Que pensarás con el Che?,
¿Qué andarán tramando juntos?,
ahora que ya no repara en vos,
temerario, loco, desde los bordes de tu espejo,
mujer elegante, ya desde las formas de tu anatomía,
preparada siempre para una gala de jazz,
o más aún de bossa nova.

En algún pasillo de frías baldosas,
de monolíticos educativos,
con los que se aprende,
pese a todo en este país,
no ese pasillo infame, caliente, enfermo,
en el que no estuve,
ese que marcó mi cuerpo con dolor de deudas,
y lamentos de ausencia,
estamos juntos,
y está lleno como la última vez.

Ahora, “maestra de maestros”,
-father (Williams) words-
volverá el abrazo,
ese que siempre nos reconciliaba con la vida,
ese nuestro, por ser de muchos otros,
vaya sí lo sabemos,
abro mis brazos,
aprieto tu espalda alta,
curvada de relieves,
nos miramos, sonreímos.

Gonzalo Menéndez Baisón.

1 comentario:

  1. Podría parecer que agradecerte las lágrimas es una contradicción, pero no sabés cómo te agradezco esto.
    O sí sabés.

    ResponderEliminar