Movimiento inicial. Libertad pan de la Vida.


Desde hace bastante tiempo tengo el proyecto de poder armar un blog, para hacer andar por donde halla interés cosas que por ahí ya no quiero acopiar, cuando verdaderamente ya no me pertenecen.En este día a día lleno de interrogantes, y de opiniones este parece un lugar bastante apropiado para comenzar a decir, y a decirnos cosas. Desde ese rincón del alma, de esa hora incierta que siempre es una página en blanco, tener un lugar donde poder llegar a compartir.Acumulo en archivos artículos, poemas, cuentos, impresiones, y muchas ilusiones de poder trabajar en este blog.Cansado de comentar libros para sitios de reseñas, harto de artículos para medios de prensa digitales, y con un sabor de que tengo que quebrar lo anterior me lanzo a esta tarea.

¿Que cosas habrá en este blog?, para arrancar el intento de mostrar trabajos de un eterno escritor re - escritor. Opiniones de temas de la realidad, críticas, comentarios de libros, músicos, fotos, y por ahí alguna película.

¿Que decir? vivo de lo que conmueve, y eso espero lograr con el blog. Expresar cosas, algo parecido al pan de la vida, en lucha eterna por libertad.

sábado, 19 de diciembre de 2009

“El Pintor de Batallas”. Novela que explica la obra de Arturo Pérez Reverte.


Hace tanto tiempo que comencé a leer las novelas de Pérez Reverte, que ya me olvide. Creo que ya son una de esas cosas que me van a acompañar toda la vida. Cada tanto se me constituye en una necesidad, miro el tramo de estante de diferentes bibliotecas en donde sus libros debieran reposar, y tengo siempre la ilusión de ver una publicación nueva, o ir visualizando los lomos de las obras que ya leí, y seguir sintiendo placer de haber navegado su obra.

Con sus libros me pasa, algo que creo pasa muy a menudo: debiéramos buscar nosotros los lectores, la lectura que nos lleve con más o menos facilidad por el divertimento, o aquellas obras complejas, que nos enfrenten a construcciones conceptuales a cada página, y que leer sea un acto de estudiar minuto a minuto.
Pareciera que en mí caso siempre gana el goce, y ese camino siempre lo recorro intensamente con las obras de este autor.

Hace poco terminé de leer “El Pintor de Batallas”, y debo decir que fue una especie de ansiedad constante por llegar a su fin. Me parece una obra, que resume su experiencia como corresponsal de guerra de TVE Española por 25 años, así como su obra en general.

Hay en esta novela un estudio de lo que significa ese paso por la guerra, con un pasaje de vuelta siempre en el bolsillo. Aunque quizás lo que termine enfatizando la novela, es que ese pasaje de vuelta, en algún sentido salvador, se termina perdiendo, no hay vuelta posible.

De alguna manera habla de las marcas que deja la guerra a los que participan en ella, de las diferentes caras de ese gigante maldito, y de cómo cuando nos despojamos de todo, en situaciones límites nos sumamos a la barbarie más extrema.


De esa vida, y de esas experiencias de vida, no se sale tan fácilmente.
Novela dura, con un final anticipado desde su comienzo en su punto central, pero sobre el que ignoramos el camino a ese final.
Pareciera ser que la vida vale la pena, siempre y cuando la desees seguir viviendo, y no hayas atravesado ciertas líneas muy frágiles que tenemos siempre día a día delante, aunque no seamos realmente concientes de ellas.

Novela que transcurre en una torre añeja, cercana a la costa del Mediterráneo.
Torre que es un refugio, privado, pero que a su vez es vivida como un espacio de liberación a través de la creación de un fotógrafo devenido en pintor Faulques.
En el mural encarado por el pintor, intenta resumir como concepto la guerra en todas las etapas históricas, y lo que representa para él este fenómeno que pareciera inherente a nuestra especie. Esta reflexión constituye su última tarea trascendente en su vida.

Markovic ex soldado de una guerra librada en los Balcanes, fue fotografiado hace muchos años por Faulques, y esa foto a su entender le cambio la vida para mal, por lo tanto viene a entender al fotógrafo, y a entenderse a el mismo.

Para los que le guste la fotografía y la pintura la novela será doblemente atractiva. Reflexiona muchas veces sobre las fronteras entre un arte y el otro. Lo que se puede expresar a través de una foto, y lo que no; lo mismo plantea con respecto a la pintura. Nos lleva Faulques por diferentes pintores que han trabajado de una manera digna el tema de la guerra en sus composiciones.

Central es el tema filosófico de cual es el rol del arte en una guerra, y de un artista metido con una cámara en ella. La indignidad de estar fotografiando ejecuciones en masa, o violaciones a mujeres y niños. Punto central de polémica entre los dos protagonistas de la trama.
Por otro lado se plantea la total impunidad con la cual a veces los fotógrafos nos roban sin consentimiento nuestra imagen, y esto tiene consecuencias perdurables, e intensas en nuestra vida.

Finalmente la novela es una gran reflexión sobre el azar, y su orden subterráneo, que pone las cosas en su sitio de una manera asombrosa, pero justa.

Esta novela te llevará al punto de inicio del artículo, la pasión por llegar al final, y quemar con los ojos las páginas una tras otra. No es poca cosa; ya se, me dirán que no es la única.

¿Pero quién puede negarse a este goce?.

Gonzalo Menéndez Baisón.

gonzalomenendez79@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario