Movimiento inicial. Libertad pan de la Vida.


Desde hace bastante tiempo tengo el proyecto de poder armar un blog, para hacer andar por donde halla interés cosas que por ahí ya no quiero acopiar, cuando verdaderamente ya no me pertenecen.En este día a día lleno de interrogantes, y de opiniones este parece un lugar bastante apropiado para comenzar a decir, y a decirnos cosas. Desde ese rincón del alma, de esa hora incierta que siempre es una página en blanco, tener un lugar donde poder llegar a compartir.Acumulo en archivos artículos, poemas, cuentos, impresiones, y muchas ilusiones de poder trabajar en este blog.Cansado de comentar libros para sitios de reseñas, harto de artículos para medios de prensa digitales, y con un sabor de que tengo que quebrar lo anterior me lanzo a esta tarea.

¿Que cosas habrá en este blog?, para arrancar el intento de mostrar trabajos de un eterno escritor re - escritor. Opiniones de temas de la realidad, críticas, comentarios de libros, músicos, fotos, y por ahí alguna película.

¿Que decir? vivo de lo que conmueve, y eso espero lograr con el blog. Expresar cosas, algo parecido al pan de la vida, en lucha eterna por libertad.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Memoria de un niño. Jorge Amado.

Memoria de un niño. Jorge Amado.

Este pequeño libro, de un gran escritor brasileño nacido en 1912, en apariencia no merecería una consideración relevante dentro de su obra.
Todos disfrutamos, y apuntamos siempre a sus novelas más entrañables, y conocidas como: Gabriela, clavo, y canela, Doña flor y sus dos maridos, Cacao, Capitanes de la arena, etc.
No obstante la primer gran sorpresa al leer este libro, en donde el autor analiza, y comparte con nosotros los lectores, el universo de Jorge Amado cuando era niño, en el estado de Bahía. Un tiempo feliz en su vida, intenso, en donde conoce a muchos de los personajes, y situaciones narradas en sus novelas. Quizás esta sea la primera gran sorpresa, constatar que la inmensa mayoría de su narrativa, tiene origen en hechos más o menos reales, que vivió, vio, y aprendió en su niñez.
En segundo lugar parece inevitable la importancia de reflexionar, sobre él hecho de que su literatura, convoque, emane, a partir de ese niño inquieto, ávido, y conocedor del mundo de los adultos, en sus lugares más vedados por la sociedad para una persona de 8 o 9 años. De aquí quizás surjan los grandes componentes lúdicos, de sus relatos.
En este libro también pinta su universo familiar, la importancia de su padre, y de su tío Álvaro Amado, las actividades relacionadas con el cacao que tenían ambos, las muertes habidas por plantar este producto, la selva quemada, la ocupación de tierras, los coroneles especies de paramilitares, que ejercían el poder como monarcas absolutos, en el rincón del mundo que les tocaba gobernar, por el nordeste brasileño.
Aparecen relatos vinculados con sus creencias religiosas afro – brasileñas, la importancia de las mismas en su vida, para luego ser determinantes en sus novelas.
Leer este libro es en gran medida un ejercicio de honestidad humana, e intelectual, por parte del autor.
Asume, comenta, y disfruta diciendo, yo escribí esto, porque viví estas experiencias, y también estas otras en mi vida.
En un mundo plagado de literatura vacía, en donde se le intenta mentir al lector con frases huecas, no lloradas, reídas, o por lo menos sentidas hondamente, este libro se dirige en el sentido contrario, asume la fuente de donde bebió para crear, y la comparte como un elemento significativo para entender su obra.
Ocupan un sitio de privilegió en este relato, algunas consideraciones políticas, y literarias que confiesa, con orgulloso. Señala que ha sido un escritor de novelas de prostitutas, y de vagabundos, y que su compromiso político será siempre con los más desposeídos, por fuera de las ideologías, cultos a héroes, y dogmatismos.
Para preservarse, y aprender cosas importantes en este viaje, que es la vida de cada uno, no debemos temer a los más condenados por la sociedad, sino a los más alabados, de ahí provienen las censuras, la falta de libertad, lo indigno.
De las prostitutas aprendió los cuidados más femeninos con los que contó en su vida, de los jaguncos la amistad, fidelidad, y la importancia de la palabra.
Finalmente es un alegato de libre pensamiento, de tratar de analizar, los que no rodea con nuestro intelecto, y ser críticos, no repetitivos de cosas marcadas, y masticadas por otros.
Quizás por esto halla huido del colegio de Jesuitas, donde lo llevaron sus padres a aprender, cambiándolo por las muchas universidades de la vida a las cuales acudió con pasión, que están ahí en sus deliciosos libros, que son siempre una fiesta asombrosa.

Gonzalo Menéndez.
gonzalomenendez79@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario