Movimiento inicial. Libertad pan de la Vida.


Desde hace bastante tiempo tengo el proyecto de poder armar un blog, para hacer andar por donde halla interés cosas que por ahí ya no quiero acopiar, cuando verdaderamente ya no me pertenecen.En este día a día lleno de interrogantes, y de opiniones este parece un lugar bastante apropiado para comenzar a decir, y a decirnos cosas. Desde ese rincón del alma, de esa hora incierta que siempre es una página en blanco, tener un lugar donde poder llegar a compartir.Acumulo en archivos artículos, poemas, cuentos, impresiones, y muchas ilusiones de poder trabajar en este blog.Cansado de comentar libros para sitios de reseñas, harto de artículos para medios de prensa digitales, y con un sabor de que tengo que quebrar lo anterior me lanzo a esta tarea.

¿Que cosas habrá en este blog?, para arrancar el intento de mostrar trabajos de un eterno escritor re - escritor. Opiniones de temas de la realidad, críticas, comentarios de libros, músicos, fotos, y por ahí alguna película.

¿Que decir? vivo de lo que conmueve, y eso espero lograr con el blog. Expresar cosas, algo parecido al pan de la vida, en lucha eterna por libertad.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Zapatero a tus zapatos.

En este último período de gobierno hemos asistido a un crecimiento muy importante de la economía uruguaya, luego de los desastrosos niveles de actividad económica registrados en el año 2002.
Como era de esperar, lo anterior trajo aparejado una disminución del desempleo muy significativa, que nos permite hoy en día estar en una cifra cercana al 7 % de desocupación en el país.

Ahora bien, debiera ser preocupación central de todos los ciudadanos mejorar las condiciones laborales, desde todo punto de vista. Claro esta, muy especialmente en lo concerniente a la remuneración, sin negar que se mejoró mucho con la implementación de los consejos de salarios, y con el aumento muy importante del salario mínimo.

Pero todavía hay mucho por hacer aún en cuanto a la posibilidad de regular el mercado de trabajo, de una manera más justa y equitativa.
Cualquier persona que procure empleo hoy en día, se terminará dando cuenta de que muchas veces acontece, que personas con un nivel de preparación muy grande, terminan realizando tareas que exigirían una formación mucho menor.

Este es un tema que preocupa, y mucho, ya que obstaculiza el funcionamiento de todo el mercado laboral, y a una escala mayor, del país.

Personas con formaciones universitarias, y terciarias, terminan realizando tareas que podrían efectuar trabajadores con una formación menor. El ejemplo más sublime de esto es el arquitecto, o médico taxista.

Lo anterior incide en la calidad del trabajo, en la frustración personal de no poder realizar la actividad para la que se preparó, e incide en la regulación del mercado de trabajo.

Las empresas en muchísimos casos, se dan el lujo de tener gente extremadamente preparada, para tareas en donde con mucho menos preparación se podrían cumplir perfectamente.

Conceptos como el plus - valor dentro del marxismo están aún más potenciados en la época que vivimos, el costo económico, el costo en esfuerzo personal, y la injusticia de haberse preparado para una actividad profesional, pero ejercer otra totalmente diferente, es muy alto para todos.

No es muy difícil darse cuenta, que esto termina redundando en la dificultosa tarea de conseguir trabajo, para aquellas personas con menos formación, y posibilidades.

Deberíamos de pensar que el mercado laboral en el Uruguay tiene un mega ejército de reserva, y que para sobrevivir de la mejor manera posible, cientos de uruguayos terminan haciendo múltiples tareas que van en detrimento de una mejor calidad de trabajo propio, y ajeno. Esto tiene una vinculación directa con los niveles de remuneración. Claro es muy difícil decir que no a una oferta laboral que está por debajo de mí formación, y también de lo que deseo percibir por la tarea si tengo necesidad de generar dinero para sobrevivir.

Es verdad que hay record de cotizantes en el BPS, que ha disminuido la informalidad en la economía, y el mercado laboral no escapa a esta realidad. Pero todavía parece insuficiente. Hay que continuar planteando estrategias productivas, que exijan un mayor número de trabajadores, con los más variados perfiles profesionales, y formaciones de tal manera que los índices de desocupación continúen bajando.

Quizás la propia acción del mercado laboral en crecimiento, y una mayor presencia del estado en la regulación, y control de las condiciones laborales, logren con el tiempo cambios en beneficio de todos los trabajadores, y del desarrollo del país.

Es decir de manera gráfica que el médico se baje del taxi, y valla a dar consulta para la cual se preparó.

Probablemente si ayudamos a que estos cambios ocurran, comencemos a percibir que vivimos en un país de primera.


Gonzalo Menéndez Baisón.

gonzalomenendez79@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario